Este sitio utiliza cookies propias y de terceros que nos permiten mejorar tu experiencia de navegación, si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. aceptar

La lencería clásica: sensualidad que nunca pasa de moda.

La lencería clásica: sensualidad que nunca pasa de moda.

Cualquier tiempo lencero pasado fue mejor. Por eso, hoy queremos cantarle una oda en forma de artículo nostálgico a la lencería de antaño; a esa sensualidad eterna que se declina en encaje de seda, dulce satén y femineidad transparente para vestir la piel a base de sugerencia. Y es que siempre es mejor imaginar que saber, intuir que desvelar. Tal vez, sea ahí, en esa capacidad de evocación, donde resida el encanto de la ropa interior vintage​.

Delicados bustiers en tonos nude que se funden con los contornos del cuerpo; bodies de puntilla negra cuajados de lazos, volantes y tiras colocados en lugares estratégicos; conjuntos de culotte, liguero y sostén en blanco inmaculado; camisones segunda piel que marcan las curvas como si de una leve caricia se tratasen; corpiños que elevan la feminidad hasta el infinito o kimonos de raso para llevar sin nada (o casi nada) debajo. Estas son algunas de las claves de la corsetería retro, que esta temporada vuelve en forma de tendencia minoritaria recordándonos que, quizás, en realidad nunca se fue.

Mitos eróticos universales a todos los tiempos como Sofía Loren, Sylvia Kristel o Kim Basinger protagonizan algunos de los momentos lenceros más memorables de las últimas décadas, tanto delante como detrás de las cámaras. Una colección de sensuales imágenes que ya siempre quedará para el recuerdo de varias generaciones y, lo que es aún más importante, que seguirá inspirando los sueños de belleza y magnetismo más inconfesables en el futuro.

Lencería y libertad femenina

En la actualidad, la lencería es un sector sobreexplotado y muy diverso, donde conviven todo tipo de estilos, firmas y tipos de clienta. Sin embargo, hace años, cuando en el cine la ropa interior comenzó a salir de debajo de los prejuicios y a mostrarse abiertamente con actrices como Brigitte Bardot o Marilyn Monroe como abanderadas, se armó un verdadero escándalo.

Corrían los años 50 y 60 y, aunque antes algunas grandes divas del celuloide como Carole Lombard ya habían enseñado sus encantos debajo la ropa en controvertidos filmes, no fue hasta esta época cuando realmente se produjo la revolución definitiva de la lencería. Algo después, en los 70 y 80, llegaría su edad dorada; el auge del cine X y de estrellas del erotismo como Linda Lovelace, que ya llevaba el encaje de su ropa interior implícito en su nombre artístico.

Y es que la liberación femenina, lenta pero eficaz a lo largo del siglo XX va muy ligada a las mujeres con la lencería y, por extensión, también con su propio cuerpo y su sexualidad, en cada momento histórico. Hoy en día, en sociedades como la nuestra no existen impedimentos para la ropa interior, ni diques para la expresión personal a través de la moda lencera. Hasta tal punto que, en ocasiones, puede llegar a confundirse la sensualidad con lo vulgar y la lencería con la mera provocación... Menos mal que Catherine Deneuve está aquí para recordarnos cómo se hacen las cosas con poca ropa.

Departamento de Prensa de Modaintimashop.com

Noticias relacionadas: